lunes, 10 de febrero de 2014

El Marquesado de Los Velez.


El Marquesado de los Vélez es el título nobiliario castellano que la Reina Juana I la loca concedió a Pedro Fajardo y Chacón, cabeza del poderoso linaje murciano de los Fajardo, en 1507. Esta dignidad de carácter hereditario fue
(Reyes Catolicos)
otorgada en compensación a la incorporación del rico Señorío de Cartagena, propiedad de Don Pedro, a la Corona de Castilla. El Rey Carlos I elevó la merced a la Grandeza de España en 1535, en la persona del II Marqués. Fue ostentado por miembros de la Casa de los Vélez hasta 1713, desde cuando perteneció a diversos linajes hasta que entró a formar parte de la Casa de Medina-Sidonia en 1779.
Origen de la Familia.
Según las historias genealógicas posteriores, los Fajardo procederían de la localidad gallega de Ortigueira y se habrían trasladado al Reino de Murcia durante la invasión aragonesa de 1296-1304, aunque apellidándose Gallego. No hay datos históricos que avalen esa leyenda.
- El primer miembro de este linaje del que se tiene noticia cierta es Pedro López Fajardo, alcaide de Ceutí y Pliego durante el primer tercio del siglo XIV, que al parecer procedía de las encomiendas santiaguistas de la Corona
- El primer adelantado de la familia fue, en 1383, Alfonso Yáñez Fajardo I, nombrado por Juan I. Superó graves problemas internos en el Reino de Murcia y destacó por su victoria sobre el caudillo granadino Farax ben Reduán, a quien derrotó en el Puerto de la Olivera, así como por la ayuda que prestó a Juan I en tierras portuguesas (1382).
- Tras un paréntesis de 18 años, su hijo, del mismo nombre, Alfonso Yáñez Fajardo II, ocupó el adelantamiento (1424-1444), quedando el cargo desde entonces como una especie de herencia familiar. Yáñez Fajardo II era hijo de la segunda esposa del adelantado, Teresa Rodríguez de Avilés, pero acabó convirtiéndose en la cabeza del linaje. Fue un esforzado militar en la frontera granadina, destacando las campañas que realizó entre 1433 y 1438. Tomó Xiquena y Tirieza, y fue el primero en conquistar el futuro feudo de su familia en los Vélez, ocupando también varias plazas en el valle del Almanzora. La mayoría de estas conquistas se perdieron a su muerte, a la que siguió un periodo de supremacía militar granadina.
El ascenso.
El ascenso social del linaje Fajardo es característico de la nueva nobleza que surge como apoyo a la dinastía Trastámara y está ligado al desempeño del cargo de Adelantado Mayor del Reino de Murcia y, como tal, a la defensa militar de éste, frontera con el Reino de Granada.
Yáñez Fajardo II contrajo dos matrimonios, el primero con María Rodríguez Mexía, de la que nació el primogénito, Alonso Fajardo, que murió combatiendo en la rambla de Vera (1434). El segundo enlace fue con María de Quesada, de la que nació el primer Pedro Fajardo, abuelo de su homónimo el primer marqués de los Vélez.
- D. Pedro Fajardo Quesada fue el gran adelantado del Reino de Murcia. Ocupó la más alta magistratura murciana durante tres reinados (1444-1482): Juan II, Enrique IV e Isabel la Católica. Durante su minoría, su primo, el famoso Alonso Fajardo «el Bravo», le disputó el adelantamiento. Fajardo el Bravo fue el protagonista de la principal victoria murciana sobre los granadinos en los Alporchones (17 de marzo de 1452), sin embargo acabó derrotado por su primo Pedro en su último bastión de Caravaca (1465), donde escribió a Enrique IV la famosa carta que le ha dado fama. Pedro Fajardo fue el hombre más poderoso del sureste peninsular. Recibió el señorío de Cartagena de manos de Enrique IV, que después restituiría a la Corona a cambio de los Vélez y Cuevas.
El Marquesado.
A partir del siglo XVI, los Fajardo, convertidos en la estirpe más eminente del Reino de Murcia, comenzaron a enlazar familiarmente con la alta nobleza española. A título anecdótico señalar que también pariente lejano de los marqueses de los Vélez fue el famoso escritor y diplomático don Diego Saavedra Fajardo (1584-1648), descendiente de Pedro López Fajardo (¿ 1410), hijo del adelantado Alonso Yáñez Fajardo I. En este siglo vivieron algunos de los marqueses mas destacados:
- D. Pedro Fajardo Chacón (1478? -1546) I marqués de los Vélez. Hijo del matrimonio auspiciado por los Reyes Católicos entre su contador Juan Chacón y Luisa Fajardo Manrique. Guerrero, cortesano, prototipo del indómito noble español del Renacimiento, a la vez que Adelantado de Reino de Murcia, negociante en el mercado de alumbres europeo. Casó tres veces, con su segunda mujer , Mencía de la Cueva, tuvo a su primogénito y heredero, Luis Fajardo. El 12 de julio de 1507 Juana la Loca le otorgó el título de marqués de los Vélez. Tuvo cierta simpatía al levantamiento comunero contra Carlos V. Por ello, en los primeros años de su reinado se mantuvo distante de los intereses de la Corona, aunque, después, poco a poco don Pedro intentó congratularse con ella para ganar sus favores. Su carácter belicoso y la fuerte personalidad del obispo de Almería, don Diego de Villalán, les llevó a enfrentamientos continuos. Los pleitos fueron constantes durante todo el período que coincidieron ambos en el poder , tanto por diferencias en el reparto del cobro de diezmos como por la negativa de don Pedro a costear la construcción de las nuevas iglesias en las villas velezanas.
- D. Luis Fajardo de la Cueva (Murcia, ¿1509?-Vélez Blanco, 1574). II marqués de los Vélez. Recibió una esmerada educación renacentista. Casó en 1526 con Leonor de Córdoba y Zúñiga, hermana del Gran Capitán. En 1535 obtuvo el marquesado de Molina. Colaboró con Carlos V en diversas campañas militares en Europa y el norte de África. Negoció secretamente con los moriscos para enfrentarlos a la comunidad cristianovieja velezana y mejorar su fuerza frente a éstos. Al mismo tiempo, otorgó mercedes de tierras a familias moriscas para que se establecieran en los Vélez y aumentasen sus rentas. Su enemistad con el duque de Alba le llevó a avivar los pleitos que enfrentaban al concejo velezano con el de Huéscar, señorío de Alba, por sus límites y por los pastos. Durante la guerra de las Alpujarras (1568-1570) organizó un cuerpo de ejército con el que realizó tres campañas militares, rivalizando con el marqués de Mondéjar , capitán general del Reino de Granada.
- D. Pedro Fajardo Córdoba (Vélez Blanco, ca. 1530- Murcia, 1579). III marqués de los Vélez. Heredó el título cinco años antes de morir. Su vida fue la de un alto ejecutivo de la Corte de Felipe II. Consejero de Estado, embajador en Polonia y Alemania, mayordomo mayor de la reina Ana de Austria. Cayó en desgracia en la Corte por su relación con Antonio Pérez y, sobre todo, por su implicación en el asesinato de Escobedo. Enfermo y desengañado de la política de la Corte, falleció cuando se dirigía a sus estados velezanos para tomar posesión del marquesado y refugiarse en ellos. Representa el final de la presencia del señor en el territorio velezano. Es el primer marqués que vivió totalmente distanciado de sus posesiones.
Los Marqueses de los Vélez son considerados la primera casa tanto del Reino de Granada como del Reino de Murcia por haber ostentado su Adelantazgo Mayor y Capitanía general durante más de 350 años. A lo largo de los siglos XIV, XV y XVI, estos cargos les permitieron monopolizar todas las funciones gubernativas, administrativas y militares del Reino, que en épocas posteriores fueron perdiendo para convertirse en títulos meramente representativos. En 1535, el Emperador reconoció la importancia de su linaje otorgándoles la Grandeza de España y un título para sus herederos: el Marquesado de Molina. De este modo, los Fajardo entraron a formar parte del selecto grupo de la primera nobleza, la élite nobiliaria castellana que acaparaba los cargos más importantes del Ejército, la Corte y el gobierno de las colonias. En estos círculos consiguieron entroncar con las principales Casas del Reino mediante alianzas matrimoniales, que garantizaban preeminencia social y enriquecían el mayorazgo a través de las dotes, que generalmente incluían señoríos y propiedades diversas. El matrimonio del III Marqués ejemplifica este aspecto a la perfección, pues desposó a la heredera universal de Don Luis de Requeséns, Mencía de Requeséns, dueña de las ricas baronías de Martorell, Castellví de Rosanes, Molins de Rey y Sant Andreu. En 1693, la jefatura de la Casa de Fajardo se perdió en línea de varón lo que hizo dar un giro a la importancia histórica del Marquesado. A pesar de llevar adjunta la Grandeza de España, el título dejó de ser usado como principal al pertenecer a linajes diferentes, en los cuales primaban sus dignidades tradicionales. Desde entonces, los logros y hazañas de sus titulares se asocian a la Casa de Paternó, a la Casa de Villafranca del Bierzo, tras el matrimonio del VIII Marqués de Villafranca con la Marquesa Catalina Moncada d'Aragona, y posteriormente a la Casa de Medina-Sidonia, una de las principales del Reyno por su grandeza y antigüedad, cuando - recayó sobre José Álvarez de Toledo y Gonzaga, IX Marqués de los Vélez y Villafranca, tras la muerte de su primo, el XIV Duque de Medina-Sidonia, muerto sin descendencia. En esta Casa se encuentra todavía el Marquesado de los Vélez, en la persona de Leoncio González de Gregorio. Su madre Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, realizó numerosos acuerdos con los Ayuntamientos del territorio de los Vélez para revitalizar la memoria histórica.
Feudos.
El término jurisdiccional del Marquesado se circunscribe a la actual Comarca de los Vélez, es decir, las villas almerienses de Vélez Rubio, Vélez Blanco, María y Chirivel, junto con los territorios de Albox, Benitagla, Albanchez y Arboleas. No obstante, el enorme patrimonio de los Fajardo en el Reino de Murcia también se incluyó en el mayorazgo de los Vélez, de tal manera que la mayor parte de sus rentas feudales provenían de las posesiones en esta región. Estas eran los señoríos de Mula, Molina Seca, Alhama, Librilla, Oria, Mazarrón y las Cuevas de Almanzora, cada uno de los cuales incluía en sus territorios diversas poblaciones menores, por lo que el Marquesado comprendía alrededor de 114 lugares en las provincias de Murcia, Almería y Granada. El estado feudal de los Vélez estuvo ligado a los Marqueses hasta 1837, cuando se produjo la definitiva abolición del régimen señorial planeada en las Cortes de Cádiz de 1812. Con esto, el XIV Marqués de los Vélez pudo vender la mayor parte de sus propiedades murcianas y solventar numerosas deudas que había contraído. No obstante, algunas propiedades han seguido vinculadas a sus descendientes, no como señoríos sino bajo la denominación de fincas, hasta nuestros días. Este es el caso de El Azaraque en Alhama de Murcia, actualmente propiedad de Don Enrique Falcó, Conde de Elda, o el malogrado Castillo de Vélez-Blanco, recientemente vendido por Don Salvador Ferrandis, Marqués de Valverde.

Fuentes: El Marquesado de Los Velez www.regmurcia.com
El Marquesado de los Velez-Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada